miércoles, 20 de enero de 2010

DELTA DEL OKAWANGO

















Empezamos nuestra etapa en Botsuana. Y la primera de las paradas va a ser en Maun, la puerta del Delta del Okavango. El Okavango es un río que nace en Angola y baja hacia el sureste buscando el mar al que nunca llega porque en su camino se encuentra al sediento desierto del Kalahari que se lo “traga” sin dejar gota. Hace algunos millones de años la zona del Delta del Okavango era una zona lacustre por la cual el río discurría y seguía camino hacia el mar. Esto fue así hasta que debido a cambios climáticos el desierto del Kalahari se intensificó y dejó de permitir que el río saliera de su territorio. Hoy en día el Delta del Okavango es el delta interior más grande del mundo y crea un oasis verde de miles de hectáreas riquísimo en vida salvaje.
Teníamos programada una excursión de 2 días en canoa por el delta, pero nosotros decidimos sobrevolarlo parahacernos una idea mejor de lo que íbamos a ver. Es un vuelo escénico en avioneta como de una hora pero es como de documental. Estamos en un mar verde de ríos, canales, lagunas y charcas intercomunicados y con mucha vegetación. Desde el aire vemos elefantes, jirafas, hipopótamos y cocodrilos. El piloto que es un chico joven y nos ve con ganas, hace del vuelo escénico una demostración de habilidades y nos baja casi a ras de suelo, nos sube en vertical, nos suspende en el aire… Una pasada.
Al día siguiente preparamos nuestras cosas para irnos a pasar los siguientes 2 días al Delta y acampar allí. Nos llevan primero en 4x4 hasta el río y por el camino pasamos por unas aldeítas muy bonitas con casitas redondas de caña y arcilla y el techo de paja. Una vez en el río nos llevan en unas barquitas hechas de troncos ahuecados, mokoros. Se rema apoyando en el fondo unas pértigas de madera de unos 5 m de largo que le sirven al remero para hacer avanzar la canoa. Llegamos a una isla en medio del Delta y acampamos allí. Hace tanto calor que nos vamos en mokoro (Ignacio dirigiendo el mokoro como puede) hasta una lagunita de agua transparente, llena de nenúfares y de juncos donde nos dicen que no hay cocodrilos ni serpientes ni hipopótamos… y nosotros nos lo creemos porque hace mucho calor así que nos damos un bañito muy agradable. Era gracioso porque los que nos estábamos bañando estábamos como en alerta constante y si algún gracioso te daba con un junco por debajo del agua pegabas un respingo que no veas…
En el Delta nos llovió un montón porque estamos en la época lluviosa así que nos dijeron que iba a ser difícil ver animales. Pero el caso es que allí dónde íbamos Ignacio y yo veíamos animales y el resto de los grupos no veía nada, así que se consolidó la fama de que yo tenía buena suerte para ver animales y todo el grupo quería venir conmigo. De hecho vimos hipopótamos, elefantes, jirafas y hasta un cadáver reciente de búfalo. También fuimos a ver los restos de un esqueleto de elefante que como se puede apreciar se ve el cráneo, un fémur y una vértebra. Lo que más nos impresionó fue ver a 3 hipopótamos jugando en el agua, haciendo el delfín, abriendo la boca, haciendo ruido… de echo uno se acercó muy curioso a la orilla a ver qué eran esos humanos que le estaban observando y yo le pregunté al guía que qué hacíamos si se venía para nosotros. Me dijo que no corriésemos porque si no nos perseguiría y nos aplastaría (pesan toneladas) aunque Ignacio dijo que él preferiría correr e intentar hacerle un quiebro… si es que este niño… La foto en la que sale mi mano en un boquete en la tierra es una huella de hipopótamo así que da una idea del tamañito que tienen. También nos impresionó ver de muy cerca a 3 elefantes dándose un bañito en una charca inmensa. Estaban medio tapados por los juncos y cuando se levantaron eran enormes y tenían unos colmillos preciosos. Lo mejor de todo es poder ir andando y ver a los animales en su territorio.
Cuando terminamos nuestra excursión por el Delta estábamos arrugados como pasas de todo lo que nos había llovido encima, llenos de barro y muy sucios pero con una sonrisa en la cara.

4 comentarios:

Natalia dijo...

como no, malaguita...si no le haces el quiebro al hipopótamo, no te quedas tranquilo....
jajajajaja

MARCOS A. dijo...

ijijjiijij esta como si estuviera en la plaza de baquillas ijijij! bueno eso tiene que impresionar un pelin mas!!

veronicaruizmartin dijo...

Ignacio, tu haz caso a los locales, que luego te pasa como a Hans. Tu quedarrr muy quietorrr...
¡Gracias por compartir estos momentos!

Jenny D dijo...

Great Photos - hope you're having more amazing adventures x