miércoles, 25 de noviembre de 2009

PARQUE NACIONAL DE CHITWAN. NEPAL








Chitwan ha sido inolvidable. Los elefantes nos han dejado bañarnos con ellos, nos han enseñado la selva y nos han ayudado a encontrar rinocerontes salvajes desbrozándonos el camino. Hemos interactuado con ellos. Es una sensación mágica estar jugando en el agua con un animal de 6 toneladas. Son tan grandes que necesitan 22 meses de gestación antes de nacer. Las crías nacen con unos 90 kilos y están mamando los 5 primeros años de su vida. Luego comen unos 200 kilos al día y su esperanza de vida es de unos 70 años. Con 8 años comienzan a entrenarlos y comprar un ejemplar sin entrenar cuesta unos 24.000€.
Chitwan es un Parque Nacional enclavado en el sur del Nepal. A pesar de ser muy turístico todavía pueden observarse muchos animales salvajes como osos, monos, jabalíes, rinocerontes, elefantes, cocodrilos, y con mucha suerte leopardos y tigres. Por supuesto infinidad de aves y ciervos. Nosotros hemos tenido suerte porque hemos disfrutado del parque tranquilamente y hemos visto aves, ciervos, monos, rinocerontes y un jabalí enorme.
Es una zona agitada políticamente, el partido comunista del Nepal “Los Maoístas” son muy fuertes en el sur y de vez en cuando hay revueltas (no durante nuestra estancia allí).Tras el estrés de Katmandú nos vino bien cambiar de aires y relajarnos en un hotelillo a orillas de un río con la jungla a nuestros pies.
Una experiencia preciosa fue montar a lomos de un elefante por la selva. Nos encantó porque nos adentrábamos en la espesura despacito, en silencio y a 3m de altura… Era una elefanta muy grande de 35 años de edad. Nos impresionó la inmensa fuerza que tenía cada vez que había que abrir paso entre las ramas. Además en este paseíto de unas 3 horas pudimos ver también de muy cerca a una “rinoceronta” con su cría.
Bañarnos en el río con los elefantes tampoco fue poca cosa. Con su trompa recogían agua del río y nos la soplaban a presión… estuvimos como un cuarto de hora jugando los 3 en el agua. La elefanta nos tiraba al agua y nosotros nos volvíamos a subir y lo mejor es que parecía que la elefanta disfrutaba en el agua tanto como nosotros.

2 comentarios:

Natalia dijo...

QUÉ GUAYYYYY!!!!
menuda experienciaaaa!!!
me encanta la primera foto y la otra en la que salís en el agua con la elefanta...que bonita es!!!

MARCOS A. dijo...

Que buenoooo!!!!
yo ya estuve en Thailandia subido a lomos de un elefate y es impresionante la seguridad que te dan y cuando caminan es una pasada un animal con tantos kilos. Que chulas las fotos os tengo q felicitar por las fotos son muy buenas se que hay mil mas ya las vere ....