lunes, 18 de octubre de 2010

DIFERENCIA DE ENERGÍA







Ignacio y yo nos llevamos 13 años y aunque en principio pudiese parecer que la balanza se inclinaría hacia mí lado en lo que respecta a la energía ¡nada más lejos de la realidad!. Desde que nos conocemos no hemos parado de hacer deporte y actividades al aire libre en las que siempre Ignacio ha tomado la iniciativa y yo le he seguido. Recuerdo que hubo una fase de adaptación cuando empezamos a salir donde yo a veces estaba tan agotada que de repente me entraba un sueño irremediable que no podía vencer. Yo le llamaba “la cuenta atrás” porque tenía como unos 5 o 10 minutos para que mi organismo se quedase dormido en cualquier situación. Así que si por ejemplo andaba por la casa tenía que aligerarme para lavarme los dientes e irme corriendo a la cama o si íbamos en el coche Ignacio sabía que se quedaría solo conduciendo el resto del camino…

Todavía recuerdo nuestro primer senderismo juntos. Fue un viaje que hicimos a Cazorla y yo pensaba que quizás tendría que esperarlo en la caminata. Terminé tan agotada que me planteé si llegar al final del camino, estuvimos andando como 10 o 12 horas, condujimos desde Málaga ida y vuelta y encima encajamos un viaje a Marruecos… y todo eso en las vacaciones de Semana Santa.

Desde entonces me quedó claro que sólo podía aspirar a seguirle “como podía” en lo que a actividad física se refiere.

En este viaje gracias al torrente de energía que tiene Ignacio hemos podido visitar más cosas y más a fondo. Cuando ya estoy muy cansada y no puedo más y me voy durmiendo por las esquinas (literalmente) él todavía tiene fuerzas para seguir haciendo cosas u organizando lo siguiente que vamos a hacer. Yo en esos momentos no puedo más que “parasitar” su energía y aprovecharla sin aportar gran cosa.

Pero esta diferencia de energía también es mental. Viajando tanto hay que estar constantemente alerta, pendiente de las cosas, organizando, leyendo, hablando con gente en otros idiomas, leyendo contratos de alquiler, seleccionando tours, agencias etc, etc… en este tema también reconozco que normalmente desconecto y lo dejo todo en sus manos.

Y es que viajar con Ignacio es un lujo porque se maneja por el mundo estupendamente y aunque a veces mi energía no me llegue para seguirlo en todo, siempre encontramos la manera de hacer la misma actividad aunque él la haga en menos tiempo o con más recorrido o con alguna actividad extra…

3 comentarios:

Natalia dijo...

jajajajajajaaa
la mejor foto es, sin duda, la de Hispana durmiendo en la silla en una esquina.... jajajajajaa

HISPANA dijo...

- ¡YA ESTOY EN MÁLAGA! Y se me hace raro escribir un comentario en mi propio blog... Pero tengo que dar ejemplo como seguidora de primera... Ahora estoy en fase de adaptación y muchas cosas se me hacen raras como manejar euros, no estar obsesionada con que me roben por la calle o lo limpio que esta todo. Pero en general encantada y feliz y con muchas ganas de ver a la familia y a los amigos.
Hispana

Rocío Monedero dijo...

Bueno,las fotos de Hispi dormida son totales.Lo de las playa caribeña es espectacular, apetece irse a vivir. besos Rocho