martes, 20 de abril de 2010

¡FELIZ AÑO 2553!










Hemos llegado a Laos justo para celebrar con ellos su cambio de año. En Laos oficialmente se rigen por el calendario normal, pero tienen muy presente el calendario budista. Según este calendario lunar, el cambio de año se produce más o menos en el mes de abril y toman como inicio el año de nacimiento de Buda (543 aC). Eso nos sitúa en el año 2553 y en el centro de la fiesta. Donde más se celebra el cambio de año es en la antigua capital de Laos, Luang Prabang. Esta ciudad además de ser el centro del cachondeo del fin de año es una ciudad muy bonita, patrimonio de la humanidad, con tiendas, mercado nocturno, templos y paseos agradables.

La celebración del cambio de año consiste en una constante guerra de agua durante varios días. Toda la ciudad entera sale a la calle pertrechada con “armas hidráulicas” de todo tipo; desde una botella de agua con un agujero en el tapón (modelo culebras sin fronteras) hasta las metralletas más sofisticadas que distribuyen los chinos. Todo el mundo participa y no se libra nadie. Te esperan en las esquinas con bidones llenos de agua, que sacan con cubos que te tiran con mucha puntería, sin importar que vayas andando, en coche o en moto. Es divertidísimo, pero sobretodo es la fiesta de los niños. Según avanzan los días añaden harina, betún o agua tintada de colores. Lo que está claro que cada vez que pones un pie en la calle sabes que vas a volver al hotel hecho unos zorros, pero habiéndote reído.

Es tradición también cruzar el Rio Mekong para ver cómo construyen estupas de arena en la otra orilla para asegurarse la suerte durante el nuevo año.

En Luang Prabang además de unirnos a la fiesta también aprovechamos para ir a las cataratas de Tat Kuang Xi que son preciosas y donde además pudimos ver a “Balú” (el oso asiático). Esta visita la hicimos gracias a unas amigas peruanas que hemos conocido en el camino y que fueron las que organizaron la excursión a la que nos apuntamos encantados.

CUMPLEAÑOS EN LAOS







El 10 de abril fue el cumpleaños de Ignacio. Cumplió 43 y lo celebramos en Vang Vieng (República Democrática Popular de Laos). Visitamos un río subterráneo al cual se accede flotando en una cámara de camión y luego hicimos kayak por el río “Nam Song”.

Ya le han caído algunos regalitos (como una bolsa estanca para la cámara de fotos, una almohada hinchable de viaje y unos altavoces para el Ipod). Eso sin contar los ibéricos que vienen de camino desde Málaga (jamón, lomito, chorizo…) y que nos llegarán en unas 3 semanas a Camboya de la mano de mi cuñada María.

Vang Vieng es un pueblo plenamente fiestero y de mochileros. Está repleto de pandillas que vienen de juerga con la excusa de que luego pueden hacer alguna actividad al aire libre con una cerveza en la mano… La mejor época para venir es en época lluviosa que es cuando el río tiene más agua y puedes practicar el famoso “tubing” que consiste en alquilarse un flotador (neumático de camión inflado) y meterse en el río dejando que la corriente te lleve… Por el camino se pueden hacer paradas para tomar una cervecita en bares con mucha marcha a orillas del río que además tienen tirolinas y trampolines para partirse la crisma.

THAILANDIA. BASE DE OPERACIONES










Thailandia nos va a servir como base de operaciones para visitar el sudeste asiático. Tiene todas las ventajas; es barato, divertido, tiene aeropuerto “hub” (distribuidor), hay embajada española, no cobran visado y está bien situado. En total vamos a entrar y salir de Thailandia 3 veces.


Una de las cosas más importantes que hemos podido hacer aquí ha sido renovar los pasaportes. Después de tanto viaje nos habíamos quedado sin páginas, así que hemos aprovechado para renovarlos en la embajada de España en Bangkok. Y entre gestión y gestión vamos sacando tiempo para hacer las cosas típicas de por aquí; ver el mercado flotante de Kanchanaburi, el famoso puente del río Kwai (donde nos tropezamos con unos leopardos preciosos) o ir al templo de los tigres y seguir la tradición culebrera de interactuar con todo bicho que podamos. Hispana, además aprovecha el tiempo para hacer muchas compras en “Khao San Road” o para aprender técnicas asiáticas de masaje podológico o de gastronomía.


Lo único malo es que hemos coincidido con las reivindicaciones de democracia de los “camisas rojas” que a veces se han puesto bastante más violentas de lo que nos hubiera gustado.


sábado, 10 de abril de 2010

BALI; OLAS PARA TODOS Y TODOS EN ULUWATU



Bali es un sitio buenísimo para el surf. Hay miles de sitios con olas excelentes para todos los niveles, pero todos están bastante llenos. Eso claro, si no te vas a Uluwatu (allí rompe la ola más famosa de Bali). En Uluwatu hay gente (mucha) en el agua desde antes del amanecer hasta bien entrada la noche. Por supuesto TODOS, o son máquinas, o maquinillas o surfean mejor que yo (quitando algún equivocado que se mete allí a flotar y a ponerse en peligro), con lo cual es un poco estresante intentar pegarse un baño allí. De hecho, estresante puede ser la palabra que mejor define Bali. El sitio es chulo y se disfruta, pero el trafico es horrible, la forma de conducir peor y las distancias son lo suficientemente grandes como para que se conviertan en un problema. O sea que todavía no hemos encontrado nuestro paraíso particular de surf… (no nos va a quedar más remedio que seguir buscando).

Aun así hemos surfeado mucho e Hispana ha hecho enormes progresos y creo que yo también. Me puse de objetivo para Bali, doblar el brazo derecho que siempre lo llevo más tieso que un equilibrista y creo que algo hemos conseguido.


video

lunes, 5 de abril de 2010

BALI EN FAMILIA










Parecería imposible que en los tiempos que corren, con satélites e instrumentos de alta tecnología quedaran lugares en el mundo sin cartografiar, pero... así es en Indonesia, de hecho ¡el Gobierno no sabe cuántas islas tiene!. Se estiman entre 17.400 y 17.500 islas, de las cuales más de la mitad aún no tienen nombre.

Indonesia es el mayor archipiélago del mundo (1,9 millones de kilómetros cuadrados de superficie) y se sitúa entre los océanos Indico y Pacífico. La mayor parte de los 217 millones de indonesios residen en las cinco islas más grandes: Sumatra, Java, Borneo, Célebes y Papúa. Y la isla que más turistas recibe es Bali (meca del surf).

El plan de vernos con mi hermana unos días (según mi prima Rocío) surgió del siguiente modo: “¿Y qué tal si nos viéramos en Bali?”, “Pues Bali”… así que hicimos coincidir nuestra etapa indonesia con las vacaciones de mi hermana Veri y mi cuñado Manel. Hemos pasado unos días estupendos en familia y lo hemos agradecido un montón.

Nada más llegar nos alquilamos unas motos con unos acoples para llevar las tablas de surf y poder movernos por la isla libremente. Pero a pesar de lo que pueda parecer, Bali es un estrés, está súper poblada y el tráfico es horrible (eso sin contar que como son tan supersticiosos no conciben los puentes y hay cada cruce en medio de la autopista que asusta).

El tema olas no ha estado mal, sobre todo para mí, que por fin me he soltado a bajar la ola en el pico y olvidarme de las espumas en la orilla (de las que ya era toda una experta). Pero he tenido que vencer el miedo porque cada vez que venía una ola detrás de mí y la tenía que remar se me ponía el corazón acelerado…

Hemos visto el Templo de Uluwatu y la danza del fuego, hemos comido en los warungs, hemos ido de compras, de playeo (siempre debajo de una sombrilla pues el sol aquí achicharra) y ¡¡¡hemos comido jamón y embutidos!!!.

sábado, 3 de abril de 2010

¡VAYA CAMBIO!







Bueno han sido varios meses de mucho pelo y el caso es que ya me estaba dando miedo enfrentarme a semejante "leviatán" No sabía si para las barbas tendría que acabar metiéndome la radial o bastaría con las cuchillas de toda la vida. El caso es que le tuve que dedicar un rato y por el camino fui haciendo experimentos para irnos entreteniendo.

El resultado final me deja otra vez en posición de dejarlo crecer otros cuantos meses y ademas es lo más cercano a lo que le gusta a Mamá