jueves, 22 de julio de 2010

MONKEY MIA. EL RESULTADO DE UNA BONITA HISTORIA









Monkey Mia era un diminuto asentamiento del oeste de Australia que vivía de la recogida de perlas. En la década de los 70 una familia que regentaba allí un pequeño camping, solía salir mucho a pescar y siempre encontraban delfines. Una de las hijas empezó a darle pescado recién sacado a los delfines y fue insistiendo hasta que consiguió que empezaran a comerlos de su mano. Una vez conseguido ese hito, empezó a darles el pescado cada vez más cerca de la playa donde ella vivía. El resultado es que hoy día hay tres generaciones de delfines que vienen a diario a “tomarse el aperitivo a la playa” y mientras todos los humanos lo flipamos.

Les dan de comer a partir de las 7:45 de la mañana tres veces (realmente cuando los delfines quieran) pero Hispana y yo quisimos ir antes para disfrutar solos del espectáculo. Llegamos a la playa a las 6 de la mañana cuando empezaba a clarear y nada más llegar vimos a tres delfines en la misma orilla, jugando y persiguiendo peces a trescientos por hora y dejando un estelón de agua. Fue precioso tenerlos tan cerca, en la misma orilla y solo para nosotros. Estuvimos disfrutando un buen rato hasta que empezó a llegar la gente y empezó la demostración.

Solo alimentan a las hembras maduras porque los machos a veces se ponen agresivos y porque no conviene que los jóvenes se acostumbren a la comida fácil y dejen de aprender habilidades de pesca. Sólo les dan un 10% de lo que comen al día para que ellos sigan procurándose su suministro.

Después de las explicaciones y de la comida, casi todo el mundo lo da por visto y se va, pero por supuesto Hispana y yo nos quedamos por allí y con tal suerte que los delfines siguieron yendo y viniendo y estuvimos otro buen rato con ellos (¡con el agua por las rodillas!) e incluso nos bañamos con ellos. Fue otra de esas experiencias para toda la vida.

4 comentarios:

Cathan Dursselev dijo...

cabritoooosss.... que sitios más chulos, yo quiero ir....

Rocío Monedero dijo...

que guay, que envidiona cada vez que estáis con bichos.QUIERO IR A NADAR CON LOS DELFINES, COGER ORANGUTANCITOS Y VER GORILAS. En fin, disfrutaré de todo eso leyendo culebrillas. besos

veronicaruizmartin dijo...

Pa jartibles ustedes... ¿quien se cansó antes, los delfines o vosotros? Que envidia mas mala me estáis dando.

maryanamaral dijo...

Yo estoy flipando con vuestro viaje.....Iñakiiii, no vas a tener maletas para toda la arena de sitios que estas visitando.....bueno es broma, pero guardame un poquito de alguna.
Bueno no sabeis lo que disfruto leyendo vuestro blog, intersante, ameno, las fotografias, lo qeu contais de los sitios, etc...et.ccc.que envidia mas sanaaa.Cuidaros y disfrutar a tope. Un besote a los dos