jueves, 10 de junio de 2010

BUCEO EN SIPADAN








Sipadán no es simplemente una isla bonita perdida en medio del mar, es uno de esos sitios especiales que hay por el mundo. Al ser una isla oceánica (alejada del continente y de origen volcánico) desde el punto de vista submarino es muy especial. Hay una diversidad increíble de fauna y flora subacuática (en una sola inmersión se ven unas 20 tortugas). La isla es la cumbre emergida de una montaña submarina que tiene una plataforma alrededor que luego cae a unos 600 m de profundidad (fue formada por coral que crecía en la cima de un volcán extinto).

Está situada en el Mar de Célebes y está considerada como uno de los mejores lugares para bucear del mundo. En los años 70 Jacques Cousteau visitó la isla con su famoso barco Calypso y le impresionó tanto lo que vio que se quedó allí con su equipo de buzos 6 meses estudiando la zona. En el año 89 diría que había visto lugares así pero hacía 45 años… que era una obra de arte intacta.

Su soberanía ha estado discutida entre Malasia e Indonesia hasta que en el año 2002 un Tribunal Internacional la decantó del lado malayo. Sin embargo, dos años antes de ser adjudicada a Malasia, la cercanía a Filipinas hizo que fuesen secuestrados 21 turistas por un grupo terrorista islámico filipino. Casi todos murieron excepto una norteamericana y algún filipino y hay un documental escalofriante de cómo sucedió todo. Ahora el ejército malayo tiene un destacamento permanente en la isla. En 2004 Sipadan fue declarada Parque Nacional y todos los complejos turísticos de la isla fueron desmantelados. Ahora sólo se permiten 120 buceadores al día por lo que es un tanto complicado conseguir los permisos, (de hecho nosotros buceamos con los permisos de dos holandeses que fallaron).

Gracias a una camarita acuática que nos regaló mi cuñada María hemos podido hacer algunas fotos debajo del agua y nos ha venido genial, pues dice Ignacio que para él ha sido un buceo excelente pero, con diferencia el mejor snorkell de su vida. En cuanto al buceo, recién obtenido mi certificado Open Water de PADI, pude disfrutar de 3 inmersiones con Ignacio que fueron preciosas. Yo estaba un poco nerviosa pero poco a poco me fui relajando y lo que vimos mereció mucho la pena.

2 comentarios:

Natalia dijo...

como mola! no sabía que en filipinas también había caballitas caleteras...jajajajaa haceros con unos tomates, una cebolla y un buen pimiento y ya teneis la piriñaca..así os sentiréis como en casa...
besitos!!

Marcos A. dijo...

guuuuuaaaaaaaauuuuuuu!!!!! lo que me estoy perdiendooo!!