viernes, 5 de febrero de 2010

TIBURONES BALLENA








Mira que teníamos el listón muy alto y que pensábamos que después de las cataratas iba a ser difícil hacer alguna actividad tan emocionante… pero en África se puede. África no para de darnos alegrías, una tras otra.

Resulta que de Vilanculos nos fuimos a Tofo (más al sur y del viaje no hablamos). Tofo es una aldeíta en la costa con las calles de arena y algunos hoteles salpicados en una playa que no se acaba. Como las olas no estaban muy allá decidimos ir al día siguiente a bucear con tiburones ballena. ¡Que llegan a medir 20m! Resulta que en esta zona de la costa hay muchísimos ejemplares gracias a que en estas aguas hay muchos nutrientes. La particularidad de aquí, es que por las condiciones de salinidad y luz, el fitoplancton está continuamente desarrollándose y entonces el zooplancton viene a comérselo. Precisamente es el zooplancton la base de la dieta de estos tiburones (no los humanos) de forma que están por aquí todo el año y son relativamente fáciles de ver.

Bueno pues el procedimiento para poder nadar con ellos es muy divertido. Resulta que te llevan en una zodiac costeando (a no más de 300 m de la orilla) y donde el fondo está a unos de 20 m de profundidad. En la zodiac hay un tío subido en lo alto de un acople (como si fuera la de los jueces de silla del tenis) que va avisando si ve algo como el negrillo del barco pirata de Asterix. Cuando ve al tiburón ballena con el barco se le gana la posición y entonces gritan ¡chicos, al agua! Y todos los de la zodiac que ya estábamos preparados con gafas, tubo y aletas… ¡a correr detrás del tiburón que parece un autobús! En esta fase todo el mundo está nervioso y quiere ponerse justo al lado del tiburón por lo que hay aletazos, empujones, codazos, chocones…

Llevábamos nuestra camarita “acuática” (funciona cuando quiere) y gracias a ella pudimos sacar algunas fotos, aunque no de mucha calidad. Ignacio se lo pasó en grande bajando a pulmón a buscar al tiburón cuando éste se sumergía (como a 10 m o así). Bajaba y se ponía a su ladito a bucear con él. Estaba a una distancia en la que perfectamente podría haberlo tocado, pero nos lo tenían prohibido. Con nosotros van unos voluntarios que se dedican a hacerle fotos, medirlos, sexarlos y hacer un censo de la población.

En uno de los momentos resulto que iba yo buscando al grupo buceando a todo lo que me daban las aletas, y resultó que el tiburón iba en ese momento a ras de la superficie y en dirección contraria ¡¡¡¡casi me choco con él!!!! Si vierais la cara de pánico que se me quedó… reaccioné rápido y me quité, e Ignacio, al que le acababa de pasar lo mismo y me vio estaba muerto de risa.
Otra experiencia inolvidable en un viaje que rompe todas las expectativas.

6 comentarios:

Natalia dijo...

hoy...SÍ ME DAIS ENVIDIA...

Alejandro Naranjo dijo...

estoy con nati...que guay!!!! de Ignacio me lo esperaba,pero Hispi...qué valiente!!!!joder q buen viaje!!!!

mariamon dijo...

Eso digo yo, que valientes sois Joe, que susto
Muchos besos
Mari

MARCOS A. dijo...

jooooooo lo siguiente que va ser ya no me espero mas... esto es una pasada y creo q no voy a entrar a ver este blog nunca massss!!! jiijijji besos me alegro q estáis bien después de la envestido del tiburón ballena me gustaría haber visto la cara de Hispi porq ignacio seguro q le espero a puerta gallola ijijij!!

Jenny D dijo...

Wow! Looks fantastic guys x

mariamon dijo...

Hola culebris, salir del agua que se os van a quedar los dedos de garbanzos