lunes, 1 de febrero de 2010

PN BAZARUTO








Bueno, pues una vez has conseguido llegar a tu destino en Mozambique todo hacinamiento sufrido durante las largas horas de viaje ha merecido la pena y sólo queda empezar a disfrutar.
Llegamos a Vilanculos, un pueblo de la costa sur de Mozambique con playita de arena blanca, palmeras y bañada por el bonito y transparente Océano Índico. Aquí el primer día lo dedicamos a hacernos con el pueblo, a preguntar a los guiris qué hay bonito por allí y literalmente a descansar y a aprovechar que teníamos internet en nuestro hotel 24 horas.
Al día siguiente con otros 4 más nos fuimos en barco a la Isla de Bazaruto . Hay un archipiélago de 5 islas muy cerca de la costa y una de ellas (la más grande) es preciosa y tiene un arrecife de coral donde estuvimos buceando. Vimos una tortuga gigante, peces loro, e infinidad de peces de colores. Pero llegar a esta isla no fue nada fácil como cabía esperar. Los viajes en barco que organizaban para turistas eran caros y “borreguiles” así que apañamos el viaje con un tal Rodríguez (uno de allí), al que pagamos un precio algo más razonable por el viaje y que prometía aventura. No decepcionó.
Nada más salir (a 20 metros de la costa) se para el motor. Lo arreglan y seguimos la navegación durante 3 horas más. Se vuelve a parar el motor y esta vez no hay manera de arreglarlo. Pero mira que suerte, el tal Rodríguez que tiene más de un barco había montado a otros 6 guiris en otro barco al que si le funcionaba el motor pero, ¡vaya por Dios! se quedó sin gasolina… hacemos una simbiosis y entregamos gasolina a cambio de que nos lleven en su barco.

Cuando llegamos a la isla nos bañamos en las aguas cristalinas y después una pequeña excursión. Subimos por la duna más alta para disfrutar de las vistas de la isla, del océano y de las otras islas vecinas… y todo el entorno era precioso. Pero lo mejor estaba por llegar. De camino a la isla le habíamos comprado unos pescados enormes a un barco pesquero (por lo que estaban recién sacados). El cocinero del barco los había cocinado a la parrilla y los había acompañado de un guiso de tomate, pimientos, patata, de una ensalada de col… ¡estaba exquisito! Ignacio repitió dos veces porque le encanta el pescado y es que la comida y el entorno eran para matarse. Fue una comida de las que se te graban en la memoria de por vida.
La vuelta a tierra la hicimos navegando a vela y fue preciosa. Esa noche dormimos poco porque teníamos que coger un autobús al día siguiente a las 3:30 de la mañana. y vuelta a empezar con el transporte…

3 comentarios:

Rocío Monedero dijo...

Hola chicos ya veo que estais disfrutando como locos. Que envidiona. Ina ,en la foto dee las dunas estás güenorro. Muchos besos Rocho

Philippe dijo...

"Hola culebritas de vacaciones, aparentemente hace calor donde estais : teneis suerte porque por aqui ha hecho frio incluso muy frio (glacial). vuestros fotos me calentan. Qué viaje mas bonito. Trato de traducir los comentarios que me parecen muy interesantes. Teneis muchos chollos pero a veces es peligroso, verdad ? El ataque de los escorpiones es una pelicula de horor, menos mal que todo se acaba bien. Os deseo una buena continuacion, qué os lo paseis estupendo.

Besos.

Philippe"

MARCOS A. dijo...

joooo!!! vaya pasada lo he vivido de una manera increíble me he metido tanto en la descripción que parecía que estaba allí!! ijiijji ya me gustariaa!! jiijji