domingo, 30 de mayo de 2010

HISPANA Y SU INGLÉS



La verdad es que lo habla muy bien y con mucha soltura pero de vez en cuando le pasan cosillas. A veces se inventa palabras y las larga esperando que le entiendan; entonces me mira como diciendo “esta gente no se entera, quillo”. Yo normalmente si la entiendo (o bien porque la conozco y me la veo venir, o bien porque le da por algo y lo repite constantemente), pero como cuando pasa, me suelo estar riendo y no le puedo ayudar. Recuerdo una época que le dio porque las palabras sal y pantalones no podían ser tan fáciles y convirtió “salt” en “solst” y “trousers” en “estrousers”. O el día que para pedir una Coca Cola de lata, pidió una Coca Cola de bidón.

Con los nombres también pasan cosas graciosas. Cuando son de sitios pues todos tardamos más en enterarnos a que sitio se refiere, pero cuando son con nombres de personas la cosa cambia. Si por ejemplo hemos estado en Nkhata Bay, ella puede decir que hemos estado en Nikoto Bay y al rato decir que era Kikoto Bay y quedarse tan ancha. Pero el otro día estuvimos cenando con unos ingleses y recuerdo que cuando nos dijimos los nombres, ella no se quedó muy convencida… Para cuando me quise dar cuenta, Hispana llevaba media cena llamando “Pizza” a un chavalito que se llamaba “Peter”.

El paso por los sitios que hablan francés complica un poco más las cosas, recuerdo que un día pidiendo la cena leyó “potage pecheur” y dijo “Huy que bien potaje del puchero, yo me voy a pedir eso…”

En fin que nos “rellimos”

2 comentarios:

Natalia dijo...

jajajajaaaajajajajajaaa
eso es lo que te hace falta a tí, hija! potaje del puchero!!!!
jajajajajaja
qué arte!!

Marcos A. dijo...

jijijijijijijiji!! q arte tienes hispi tu siempre en tu linea eres muu graciosa ahhhh y una cosa es potaje y otra puchero las dos juntas un cocktail explosivo jijiji!!!