sábado, 18 de septiembre de 2010

SURFEANDO EN NICARAGUA CON EL MAQUINÓN DE HISPANA








Nicaragua es un país barato, pequeño y con buenas olas, así que es perfecto para esta parte del viaje. Nos hemos quedado en un pueblecito de costa llamado San Juan del Sur que está nada más cruzar la frontera desde Costa Rica. Alrededor del pueblo hay varias playas con olas a las que se puede ir dependiendo de cómo esté el día.

Hispana empezó a aprender a surfear hace unos años pero, entre el poco tiempo que ella le podía dedicar y con las olas de Portugal, que no son muy buenas para aprender, le acabó cogiendo miedo. Entonces, llegó a un punto en el que, o superaba el miedo y seguía avanzando, o ya solo se podía divertir en olas enanitas. Así pasaron algunos años y cuando terminó podología y volvió a tener tiempo libre, para entonces el miedo se había hecho fuerte. Yo que quería que ella lo superara y me plantee cómo hacerlo pero no era fácil, habían pasado unos años y eso no ayudaba. Yo le había regalado a Hispana varias tablas apropiadas para su nivel pero no parecía ayudar. Pensé en algo diferente está vez y me las ingenié para regalarle una tabla especial. Una tabla buena para aprender, dura de romper y lo más importante; rosa y con hibiscos. Y a partir de ese momento, el surf se convirtió en una cosa mucho más seria para Hispana.

Empezó el viaje y nos fuimos a Bali. Allí encontramos una playa donde había olas grandes y fáciles, que era justo lo que necesitaba Hispana para vencer su miedo. Ella con pocas ganas, mucha voluntad y más miedo, se metía en aquella playa pero no le era nada fácil. Incluso hubo un punto en que ella misma se planteo que el surf no le merecía la pena y que lo abandonaba, pero por otro lado se decía a sí misma “¡y por qué no lo voy a conseguir si yo soy deportista y me gustan las olas pequeñas, la playa, etc!”. Hubo un punto de inflexión en el que ella, después de un revolcón, se planteó en serio dejarlo y vino al pico a contármelo. Yo en un último intento de espolearla, le dije “bueno no te preocupes que esto es para disfrutar y si no disfrutas, no merece la pena. Así que no pasa nada, cuando lleguemos a España vendemos tu tabla nueva, te dedicas a otra cosa y ya está”… Mano de santo; en ese momento cogió un olón que le dio miedo pero lo venció, volvió al pico, cogió otra, otra y otra dejando el miedo cada vez un poco más atrás.

Desde entonces hemos surfeado en Filipinas, Australia y ahora en Nicaragua. Hispana ha disfrutado muchísimo todos esos sitios, ha surfeado en paisajes increíbles, en aguas transparentísimas, rodeada de delfines y con olas perfectas para su creciente nivel. Ahora está haciendo enormes progresos y se está convirtiendo en una “gibia” del surf (no se quiere salir del agua). Disfruta un montón y va aprendiendo rápido. Así que después de todo, el esfuerzo le ha merecido un montón la pena y ahora está resultando que encima, la “joía”, tiene habilidad.

7 comentarios:

Shelter dijo...

Enhorabuena a Hispana porque es un deporte MUY sacrificado de aprender y ya lo has hecho!!.... y encima la mayor suerte es que los dos sois de derechas!!!!! lo cual será muy bueno para los viajes.
Para cuando Jails en Maldivas???
jose

Natalia dijo...

BIEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEENNNNNNNN!!!!!!!

Marcos A. dijo...

oleeeeeeeeeee!!! q arteee tienes vamos ya nos tienes levantados a todos antes de que salga el sol para estar los primeros en el picooo q buenoooo!!jijiijij me alegro q hayas dado ese paso tan grande y haber superado el miedo q es muy jodido bsss!!

veronicaruizmartin dijo...

Me alegro, así podrá surfear en Lanzarote donde quiera: San Juan, Famara, el Quemao... bueno, ahí no que es muy heavy. Hay una playita en Órzola muy buena para vosotros. Aquí tengo una licra que te va muy bien con los hibiscos rosas...

mariamon dijo...

Que ataque de risa me ha entrado al leer tus estratagemas para que a Hispi le guste el surf Por supuesto el no va mas es lo de la tabla Rosa con Hibiscos Lo mejor!! Felicidades cuña Que eres mu valiente
Muchos besos
Mari

Tere dijo...

desde luego hispi no cambias....
sigues siendo tan coqueta y delicada hasta para surfear.

besitos

Rocío Monedero dijo...

ele los huevos de mi cuñi, de este viaje vienes "aprendia" a tó.
La tabla rosa definitiva.
Besos