martes, 2 de noviembre de 2010

NUESTRO CUMPLEAÑOS





El 4 de noviembre de 2009 salimos de Málaga. Teníamos una combinación de billetes un poco extraña que nos hacía pasar por Londres (y cambiar de aeropuerto a las tantas de la madrugada) y por Nueva Delhi, para llegar finalmente a Katmandú. Una vez allí nuestra intención era visitar el Tíbet, Nepal y la India para volver después hacia el oeste a cubrir la etapa africana.

Las semanas de antes de salir fueron como una carrera de obstáculos para llegar a todo lo que queríamos llegar y dejar resuelto todo lo que necesitábamos. Entre despedidas, maletas y gestiones se nos pasaron los últimos días en España. Una vez en el avión, entre siesta y siesta, Hispana y yo nos imaginábamos cómo podía ser aquella primera etapa del viaje. Salíamos con muchísima ilusión e incertidumbre de lo que teníamos por delante.

El viaje lo habíamos planteado para empezarlo unos meses antes pero los detalles y gestiones que había que dejar cerradas eran tantas que nos metimos en el mes de noviembre. Las fechas nos forzaron a cambiar el itinerario. En principio, pretendíamos hacer una línea semiológica y no “volver nunca hacia el oeste”. Lo cual suponía bajar a África y de allí ir siempre hacia el este, pero al final las fechas se nos echaron encima y si seguíamos esa ruta inicial, el invierno nos iba a alcanzar imposibilitándonos la visita al Tíbet. Hispana se puso con internet y encontró una combinación de billetes absurda desde el punto de vista de los kilómetros pero súper lógica desde el punto de vista de los euros. Resulta que volábamos Europa-Asia-África-Asia por casi el mismo precio que Europa-África-Asia. Con lo cual estábamos más tiempo de aviones (que nos daba igual) pero no teníamos que renunciar a ver el Tíbet que era una de mis prioridades.

Al final, todo salió estupendamente y conseguimos encajar todo lo que queríamos con alguna excepción que dejamos apuntada para próximas escapadas. Ha sido un año completo de aventuras y experiencias que ya termina. Desde México, con Hispana en casa y ya solo teniendo agua de por medio, voy teniendo más la cabeza en mi próximo futuro a la vuelta, que en lo poco que me queda ya por recorrer. Pienso más en, hacia dónde voy a orientar mis esfuerzos laborales, que en los próximos destinos de surf. Voy dejando que la realidad de la vida que me espera vaya entrando poco a poco en mí para que no me sorprenda de golpe a la vuelta. Voy dejando que las memorias de todo el año se vayan asentando y dejen de revolotear por mi cabeza hipnotizándome y pidiéndome más guerra.

Voy dejando que nuestra aventura se acabe.


5 comentarios:

Shelter dijo...

Las experiencias ya son vuestras para siempre y no hay realidad que las borre.( y más con un blog! ).
Para el año que hemos tenido en España todos los españoles...mejor no haber estado!! je,je
Nos vemos en el agua, que las olas seguiran llegando como cada invierno.

Marcos A. dijo...

venga estamos deseando de que llegues para que me cuentes los detalles del viaje en una buena cenita o podiamos hacer un buen costillar para celebrarlo ya hispi me a contado y no veas me a encantado todo lo que cuenta un abrazo te esperamos .. no tardes mucho q el costillar no espera jijiji!

Rocío Monedero dijo...

Bienvenido a la realidad con la cabeza llena de todas las vivencias de un año tan especial.
Vuelve sin miedo que la realidad tiene sus encantos. Te quiero mucho brother y tengo muchisimas ganas de verte. Besos. Rocho

HISPANA dijo...

- La verdad es que este año ha sido maravilloso. Y no sólo por los paises, las personas y las vivencias que hemos tenido sino porque nos hemos conocido más a nosotros mismos y hemos disfrutado el uno del otro y también de la vida sin pensar en la fecha de regreso. Nos hemos sentido libres de hacer lo que nos apeteciera. Pero la verdad es que la vuelta a casa ha sido también maravillosa por ver a la familia y a los amigos. Y para mí lo más bonito ha sido ver que todos siguen como siempre, con sus cosillas que los hacen especiales. Seguro que cuando vuelvas disfrutarás como yo de las pequeñas cosas del día a día y empezaremos a planificar nuestra próxima aventura...

Alvaro dijo...

Bueno Pocket, seguro que por tu parte seguirías con tu vuelta al mundo, pero por aquí se te echa de menos.
Cuando vuelvas puede que el pequeño ratoncito esté ya entre nosotros.
Espero volver a vernos pronto en algún pico esperando la serie...